Scroll to top
Please assign a menu to the primary menu location

Paz interior, que nadie te la quite

Por Vero Marcos
Especialista en Bienestar Integral

 

Cuando aprendes a controlar tus emociones te adueñas de tu paz interior y dominas tus estados de ánimo.

 

El primer paso para lograr tu paz interior es dejar de querer controlarlo todo; ya que el dominio sobre las personas, situaciones y cosas que acontecen en tu entorno sucederán como están destinadas a que sucedan independientemente de que intentes controlarlas.

 

Entonces, ¿para qué entregarle tu paz interior al control de lo incontrolable?

 

Para comprender que las cosas pasan en un orden perfecto para tu evolución espiritual y para que de ello saques lo mejor de ti y cuando obtienes aprendizaje y descubres el opuesto positivo y la belleza colateral, en automático sientes en tu corazón un estado de paz interior inmensurable.

 

Una vez que aceptas lo que sucede a tu alrededor, tu instinto hará que te adaptes a ello y descubras que lo que estás experimentando es perfecto para tu evolución y para que cambies el cuestionarte “¿por qué?” y comprendas el “¿para qué?” de lo que tienes que experimentar, para aprender a estar en paz, independiente de lo que suceda en tu entorno. El cual es perfecto para que saques provecho de esta experiencia, teniendo la certeza de que cuando superas una fuerte prueba, es porque siempre te llegará una gran bendición.

 

Otro de los generadores de conflictos que te impiden tener paz interior, es poner tu atención en los demás al querer aconsejar o intervenir en la vida de las personas que te rodean, opinando en cómo deberían de ser o hacer las cosas. Esto pasa cuando estás evadiendo lo no quieres reconocer en ti y al no hacerlo criticas, juzgas y señalas las equivocaciones de los demás. Esto lo haces como un mecanismo de defensa inconsciente para exculparte de ver lo interno y lo propio, descargando tu coraje, irá, frustración, amargura y envidia contenida en la persona que se equivocó, dejando ahí tus cargas emocionales. En este caso, la solución para sanarte y recuperar tu paz es ver dentro de ti, enfocarte en ti y a sanarte; cuando hayas sanado dejarás de intervenir y de estorbar en el proceso evolutivo de las personas que te rodean.

 

Cuando logras todo esto dejas de sentir esa necesidad y ese peso innecesario que no te corresponde cargar, lo cual te hace vivir ligeramente y que también te ayuda a dejar vivir en paz a los demás. Dejarás de desear el querer controlar lo que las personas que te rodean piensan, dicen y hacen, sabiendo que cada uno desde su libre albedrío puede vivir como le plazca.

 

Y por último: aprender a soltar la inútil preocupación sobre “el qué dirán” ya que hagas lo que hagas, cómo lo hagas, siempre serás juzgado y criticado por las personas que te rodean y más si eres una persona exitosa en: el amor, en lo familiar, en lo profesional, en lo social, en lo emocional y en lo económico. Aprende a vivir sin sentirte influenciado por la gente; esto a consecuencia de la admiración que sienten hacia ti y de el querer pretender ser como tú eres.

 

Decídete a ver por ti, a tenerte a ti como prioridad en todos los sentidos; porque cuando lo hagas en automático sanarás todas tus emociones, lo cual te hará entrar en un estado de paz que inundará tu mente, tu cuerpo y tu corazón, descubriendo así tu verdadera esencia, quién realmente eres y el extraordinario ser humano lleno de amor incondicional con un propósito de vida y una razón de vivir en amor, paz, armonía, felicidad, salud y abundancia.

 

Vero Marcos es:

* Especialista en Bienestar Integral

* Lic. en Artes

* Master en Psicología Educativa

* Life Coach en Terapia Insight®️

* Neuroestética “Arte + Ciencia”

* Terapeuta Emocional en Línea

* Fundadora del Sistema de Terapia Insight®️