Scroll to top
Please assign a menu to the primary menu location

Mindfullness en tu vida diaria

Por María Leal

 

Vivimos en un mundo en donde ya no se camina, se corre. Todo pasa demasiado rápido, ya estás pensando en pasado mañana cuando al mismo tiempo sigues procesando lo que pasó el mes pasado. Lo que no sabes es que todo esto confunde a la mente y hace que viva en un continuo ruido, traduciéndose a un estrés constante. Nuestra mente tiene alrededor de 70 a 90 mil pensamientos al día y la mala noticia es que piensa en todo menos en el AHORA.

 

Es por eso que la práctica del mindfulness (o la práctica de estar presente), es una herramienta tan efectiva para realmente vivir y disfrutar del aquí y el ahora, que a final del día es lo único que tenemos seguro. Por ejemplo: nos pasa seguido que estamos en el trabajo mientras pensamos en las vacaciones. Y cuando por fin tienes esas dichosas y muy esperadas vacaciones, no dejas de pensar en el trabajo y en los pendientes que tienes que hacer una vez que regreses.

 

Y ese es el arte del mindfulness: regresar al ahora, entrenar a la mente para que deje el ruido y encuentre el silencio, que dejes de divagar y realmente estés presente haciendo lo que te encuentres haciendo.

Lo primero que hay que tener en cuenta con esta práctica es que es muy sencilla y que la puedes hacer en cualquier momento del día, en donde quiera que estés. Existe este gran mito de que practicar mindfulness o meditar es poner tu mente en blanco o que solo es para algunos, también creemos que hay que disponer 2 horas de tu día para poder hacerlo. Borra esta falsa idea de la cabeza, mindfulness es para todos y podemos hacerlo en cualquier momento y lugar del día.

 

Es muy común que utilicemos el típico pretexto de no tener tiempo, cuando en realidad sólo necesitas dedicarle 5 minutos a esta práctica y ganarás mucho más tiempo en el resto de tu día, pues notarás que estás mucho más concentrado, realizarás tus tareas más rápidamente, estarás mucho más presente y tomando decisiones más acertadas, dormirás mejor lo cual hace que estés de buen humor durante el día y tengas una mayor calidad de vida.

 

La clave está en empezar hoy y practicarlo diariamente, por eso se le llama “práctica” es como cualquier otro ejercicio y para observar todos los beneficios hay que hacerlo parte de tu vida diaria, de tu rutina.

¿Cómo funciona? Se trata de enfocarte 5 minutos en algo específico. Lo más común es nuestra respiración, escúchala, siéntela en tu nariz y en tu estómago -si te sirve cierra tus ojos- Puedes empezar también por escanear tu cuerpo todas las mañanas, enfócate en cada parte de tu cuerpo por unos segundos y con eso ya lo estarás practicando. Puedes empezar solo o te recomiendo buscar un guía que te ayude, todo en equipo y en comunidad es más fácil además de que te motivará a seguir y continuar con tu práctica. No le tengas miedo a equivocarte, no hay manera de hacerlo mal, y lo más importante mientras estés haciendo mindfulness es que siempre puedes regresar, te puedes ir y  estar pensando en otras cosas pero en el momento que te das cuenta ya lo estás haciendo consciente, ahí ya está funcionando todo tu trabajo, entonces regresas y vuelves a empezar, sé paciente contigo y ten siempre en cuenta y confía en que al realizar esta práctica todos los días, volviendo de ella un hábito, mejorará tu calidad de vida ¿Hay algo mejor? ¡Inténtalo!