REGRESAR



Yoga para corredores

Yoga para corredores 


Por Marisol González Ficachi 
Instructora de yoga y meditación 

Te entendemos. Sabemos que tú, corredor, disfrutas de las endorfinas que generas al final de una gran corrida. También estamos conscientes de que ésta es la razón por la que cada vez quieres correr mayor distancia a mayor velocidad. En un principio, tu mente te va haciendo un ser más competitivo contigo mismo y, eventualmente, con los demás. Piensas en ganarle al que tienes enfrente. Y de repente… te encuentras repasando tus pendientes y sucede la tragedia: te olvidas de observar internamente tu cuerpo al correr. Así surgen los accidentes y las lesiones graves. 

La práctica de yoga -como complemento a tu entrenamiento atlético- te permite correr durante toda la vida sin lastimarte. Esto debe ser invaluable para los corredores ya que las visitas a fisioterapeutas, ortopedistas o masajistas son parte de su agenda. Practicar implica disciplina y no solamente hacer una o dos posturas antes y después de correr. La magia del yoga sólo se manifiesta con una práctica constante y sólo así podrás disfrutar de sus beneficios sin interrumpir tu pasión: el atletismo

Sabemos que los corredores tienen piernas de impacto. Los músculos no podrían estar más fuertes y marcados. Dicha fuerza extrema en las piernas las tornan en rígidas y limitan el movimiento de la pelvis. Por otro lado, el torso y extremidades superiores no tienen mucho tono muscular. Por ello te puedes ayudar con diferentes asanas o posturas que abran el cuerpo, que fortalezcan el abdomen en sus capas más profundas y que logren brazos tonificados en pro de tu braceo al correr. Evita los padecimientos comunes y corre hacia el balance y el equilibrio. 

Tus objetivos en la práctica de yoga son: fortalecer el cuerpo en áreas estratégicas como el abdomen, torso y brazos para no darle todo el peso a las piernas - tu área fuerte-, estirar los músculos más tensos, además de corregir alineamiento y postura del cuerpo. 
La práctica sugerida es incluir Surya Namaskar o saludos al sol, Parsvottanasana, Trikonasana, Virabhadrasana I , Virabhadrasana II, Janu Sirsasana, Paschimottanasana y Savasana. 

Recuerda: 

1. No hay prisa. Es común en los corredores que se desesperen con los ritmos naturales y los de la respiración. Aprende a trabajar tan intenso y tan profundo que tu mente esté presente en cada movimiento. 

2. Acude a clases para tener la asesoría personal de un maestro. El experto podrá modificar las posturas de acuerdo a tu flexibilidad y promover la tonificación de las de los músculos que lo requieran. 

3. Si tienes alguna lesión, comunícalo, ya que tu practica se debe modificar para sanar la zona afectada. 

4. Una vez que tu sola puedas realizar las posturas sin ninguna duda, practícalas en casa,  antes y después de tu corrida. Verás como tu cuerpo empieza a cambiar, será más fuerte y más flexible lo que ayudará a disminuir el riesgo de lesionarte. 

5. No te compares con los demás. En yoga no hay carreras ni competencias para ver quien lo hace mejor. Sólo tu experiencia es la que cuenta.