REGRESAR



Ser feliz sin razón


Por Juan Jerónimo González 
Coach de Bienestar Integral 


Sin duda, existe un momento de tu vida en el que has experimentado felicidad, en el que te sientes bien, todo marcha de maravilla, y de pronto, repentinamente desaparece. 
Todo parece indicar que las personas o las cosas te hacen feliz, pero una y otra ves puedes comprobar que es una ilusión, ya que las personas y las cosas son pasajeras y muchas veces fugaces. 

Imagina por un instante que no necesitas de nada o de nadie para sentir felicidad. Responde y reflexiona en las siguientes preguntas para identificar de dónde proviene tu propia felicidad. 

1. Esperas con ansia poder comprar un coche nuevo. Finalmente lo compras y lo que sucede con el tiempo es: 

a. La emoción y la felicidad de tener un coche nuevo no se te quita con el tiempo. 
b. La emoción y la felicidad te tener un coche nuevo te duró mas de tres meses. 
c. La emoción y felicidad de tener un coche nuevo te duró unos días y todo regreso a su normalidad. De hecho ya se te olvida lavarlo. 

2. Estás convencido de que si cambias de pareja por alguien más comprensivo vas a ser mas feliz. Finalmente cambias de pareja y lo que sucede es: 
a. Eres feliz desde que cambiaste de pareja. La culpa la tenia tu pareja anterior. 
b. La pasión y la novedad duraron algunos meses. Volviste a tener problemas similares a los de tu relación anterior. 
c. Sigues teniendo los mismos problemas con la nueva pareja como si te buscaras a personas similares.

3. El dinero: 
a. Siempre te hace muy feliz. 
b. A veces te hace feliz y a veces no. 
c. Te ayuda a alcanzar algunas metas pero no te causa felicidad. 
4. Esperas durante años subir de puesto en tu trabajo, por fin lo logras y lo que sientes es: 
a. Que eres más feliz por tu logro y no se te quita con el tiempo. 
b. Sentiste felicidad por más de un año, incluso lo sigues disfrutando. 
c. Te duro poco tiempo la ilusión; te enfrentas a retos de tu nuevo puesto. 

Si respondiste C a más de dos preguntas, date cuenta que ni las personas ni las cosas te dan una felicidad duradera. 

Si respondiste A o B en su mayoría, eres de las pocas personas que logran extender la felicidad causada por factores externos. 

La felicidad, como lo dicen los grandes maestros, es una decisión. En este momento, en cualquier lugar o circunstancia en la que te encuentres puedes decidir experimentar la felicidad. Tú eres creador de esta emoción. Inténtalo.

Cierra tus ojos un instante. Ve a un recuerdo que te hizo sentir pleno y feliz en algún momento de tu vida. Recréalo como una película en tu mente. Ahora siéntelo en tu cuerpo y disfrútalo. Abre tus ojos y permanece con la emoción que generaste. 

Aunque sea un instante fuiste capaz de crear amor y felicidad en tu ser. Y lo hiciste tú. No necesitas a alguien o algo externo que lo genere. Conviértete en un guerrero generador de amor para tu persona y observa cómo la magia de ser feliz sin razón alguna es cien por ciento posible.