REGRESAR



Crea tu propia paz

Crea tu propia paz 


Por Marisol González Ficachi 
Instructora de yoga y meditación 


¿En verdad te sientes comprometido en crear un mundo de paz, armonía, risas y amor? Comienza por ti mismo: abrázate, acéptate y perdónate. Sé cada vez la mejor persona que puedes ser contigo. 

Ésta es una invitación para realizar un compromiso de no violencia. Y no se refiere a insultos fuertes o peleas con otras personas, sino a los pequeños detalles que se han convertido en hábitos en tu vida.

Por ejemplo, el decirte tonta al tirar una taza de café, pegarle al volante cuando estás en medio del tráfico o estar pensando constantemente que no has sido lo suficientemente capaz para cumplir un reto en el trabajo. 

Por más sutil que parezca, los pensamientos, las palabras y las acciones tienen un impacto importante en tu vida y en la de los demás. Por ello, te proponemos este ejercicio que puede dar un giro importante en tu forma de vivir. 

* Cierra los ojos y concéntrate en la zona del corazón. 

* Puedes pensar en la persona que más quieres y sentir el amor que surge. 

* Cuando te sientas lleno de amor, pregúntate si en verdad quieres convertirte en una persona pacífica contigo mismo. 

* Si la respuesta es un sí, piensa en la tarea que comienza a partir de hoy y que consiste en observar cada pensamiento, cada palabra de tu boca y cada acción que realices. 

* No valen autocríticas, groserías, reproches y mucho menos golpes a tu persona. Si sucede no importa, es un proceso; procura que no vuelva a suceder. Repite la palabra “cancelar” tres veces justo en el momento que cachaste la agresión. Y compensa con un pensamiento creativo y positivo que supla el error. Practícalo por tres días. Date cuenta cómo automáticamente tu mente lo empieza a hacer y cuando menos lo notes tus pensamientos, palabras y acciones serán una manifestación de paz. 

No te desesperes. Probablemente pasarás un par de días “cancelando” todo el tiempo. Recuerda que estás reeducando a tu mente hacia una forma de funcionar más amable y amorosa. Y como todo, toma su tiempo.